Consejos ante una ruptura de pareja. 2ª Parte

SEÑALES DESTRUCTIVAS

La mayoría de las parejas enfrentan los mismos problemas que se transforman en “bolas de nieve” que llegan a aplastar su relación. Los principales síntomas dañinos de que tú y él tienen una grave falta de comunicación son cuando ambos o alguno de los dos:

  • No saben escuchar.
  • No le informan al otro sus necesidades.
  • No se interesan en lo que dice la pareja.
  • Reclaman errores del pasado.
  • Generalizan al hacer juicios.
  • Hacen reproches constantes.
  • Hablan y piensan por la otra persona.

LA INFIDELIDAD

Descubrir que la otra persona te ha sido infiel es uno de los hechos más traumáticos que te pueden suceder con tu pareja. Sin embargo, la infidelidad no tiene por qué llevarlos necesariamente a romper la relación, sino que es una señal grave de que algo entre ustedes no está funcionando como debería.

Para poder perdonar al otro, pregúntate por qué te ha “traicionado”, y replantéate tus propios sentimientos, es decir, si lastimó tu orgullo o tus valores. En todo caso la predisposición a perdonar depende del tipo de infidelidad:

Accidental: Si no fue premeditada, sino ocasionada por las circunstancias, y quien ha sido infiel se arrepintió y se dio cuenta de que cometió un error, no significa que la pareja deba terminar, aunque nada puede asegurarte que esto no vaya a suceder de nuevo.

Recurrente: Si es habitual, es un signo de que algo entre ustedes va mal debido a la falta de comunicación, un vacío en la relación, o la necesidad del infiel de tener aventuras para sentirse bien consigo mismo (esta persona difícilmente cambiará y para seguir con ella debes estar dispuesta a aguantar más engaños).

¿SEGUIR O TERMINAR?

Cada opción tiene sus consecuencias, porque si quieren seguir con la relación, los dos tendrán que trabajar para recuperar la estabilidad y la satisfacción; y si deciden terminar, tendrán que prepararse para afrontar los cambios en su vida cotidiana. El principal requisito para solucionar la crisis con tu pareja es que los dos quieran salvar la relación, porque si uno de los dos no está dispuesto a trabajar para mejorar la convivencia, es mejor terminar.

COMUNICACIÓN, LA CLAVE

Si los dos quieren luchar por salvar su relación, es muy importante que hagan todo lo que esté a su alcance para acabar con los desacuerdos y lograr un cambio positivo:

Compartan intereses: Dedíquenle tiempo a su relación, cuídenla, fomenten los intereses compartidos y los individuales, dedíquense el tiempo necesario, acudan a terapia de pareja y eviten caer en la inactividad, por ejemplo ver televisión en exceso.

Hablen de su sexualidad: Si tienen conflictos sexuales, hablen directa y claramente, sin pudores, sobre sus preferencias, fantasías y frecuencia deseada de las relaciones. Muchas veces la falta de deseo se debe a que no conocen las necesidades del otro.

Eviten el aburrimiento: Está comprobado que el enamoramiento inicial dura aproximadamente 2 años. Pero un excelente remedio contra el tedio es darse mutuamente pequeñas sorpresas, porque así descubren constantemente facetas del otro.

CONSEJOS PARA DESPUÉS DEL ADIÓS

Si definitivamente has decidido terminar con tu pareja, los primeros 4 ó 5 meses después de la ruptura te conviene alejarte de él, porque si en esta primera etapa quieres convertir la relación en amistad, no lograrás desengancharte de él y seguirás sintiéndote a medias, y esto te perjudicará emocionalmente. Dos consejos útiles:

  • Evita verlo, no trates de coincidir con él, frecuenta situaciones diferentes, haz tu vida por separado y harás más llevadera la ruptura.
  • No te encierres en tu casa, dedícate a actividades agradables, conoce gente y comienza proyectos nuevos.

Aunque no lo creas, las rupturas pueden superarse en unos meses, sólo en casos extremos terminan en una depresión. Verás que cuando estés lista, podrás involucrarte sin miedo en una nueva relación.